El caso de éxito de KLIPERDVILA: financiación para un gran proyecto

La agencia de publicidad, comunicación y marketing KLIPERDVILA está inmersa en un ambicioso proyecto que culminará en 2022: transformar un gran local de Valencia en un coworking que también será la nueva sede de la empresa. Un objetivo doble que lleva años gestándose y que ha requerido de la financiación adecuada para hacerse realidad. Esto se ha conseguido con el apoyo y el asesoramiento de Kaizen Consulting. La directora financiera de KLIPERDVILA, Empar Català, explica en esta entrevista cómo ha sido este proceso que en unos meses tendrá final feliz.

– ¿Cuándo empezó este proyecto de nueva sede y coworking?

– Nos pasamos 5 años buscando un local que se adecuara a lo que teníamos en mente y no era fácil, buscábamos el emplazamiento idóneo, un bajo con más de 1.000 metros cuadrados para llevar a cabo un doble proyecto: crear un coworking como nueva línea de negocio y trasladar nuestras oficinas para 32 empleados allí. Lo encontramos por fin muy cerca de la estación del AVE Joaquín Sorolla y nos pareció el local perfecto. El estallido de la pandemia nos obligó a paralizar el proyecto temporalmente, pero nuestro CEO Alejandro Payá lo tenía en mente como una prioridad y creía en él. Así que decidimos ponerlo en marcha. Había que acondicionarlo primero, porque era un antiguo gimnasio con piscina y la obra requería de una transformación total del espacio.

– ¿Ahí surgió la necesidad de encontrar financiación?

– Sí, porque hacía falta una importante inversión económica para acondicionar ese local a sus nuevos usos: una limpieza previa, crear espacios abiertos, la insonorización adecuada y un diseño ambicioso para conseguir un coworking y unas oficinas con todas las comodidades y funcionalidades que pretendemos. Es un proyecto en el que predomina la luz exterior, se ha previsto muy bien la ventilación y va a contar con terrazas interiores con vegetación natural. Después del COVID hay unas nuevas prioridades en los lugares de trabajo que hemos tenido muy en cuenta. Un proyecto ambicioso para el que no encontrábamos la cobertura financiera adecuada en los bancos con los que trabajamos habitualmente.

– ¿Qué problemas os encontrasteis?

– Somos una pyme, normalmente trabajamos con dos o tres bancos y fuimos a pedir financiación en un momento complejo por las fusiones y la situación económica. Accedíamos a una parte de la financiación pero necesitábamos más. Nos dimos cuenta de que nos hacía falta asesoramiento y nuevos contactos para llegar a conseguir nuestro objetivo.

– ¿Es ahí cuando contactáis con Kaizen Consulting?

– Sí, empezamos a preguntar quién nos podría ayudar a sacar adelante el proyecto y nos recomendaron a Kaizen Consulting. Tuvimos conversaciones con ellos y conectamos inmediatamente: creyeron en el proyecto y nos asesoraron sobre entidades bancarias y también sobre productos financieros. Nos abrieron el abanico de posibilidades y encontramos soluciones adecuadas muy rápidamente: en un mes y medio estábamos firmando el primer crédito y hemos cubierto toda la cantidad que necesitábamos en solo 3 meses.

– ¿Qué solución adoptasteis?

– Al final la opción que más nos encajó fue la de abrir nuestro pool financiero con más entidades bancarias. Kaizen Consulting ha estado a nuestro lado en todo el proceso, nos hemos sentido muy acompañados: nos han presentado a los responsables bancarios, han venido a las reuniones y hemos sentido siempre que apostaban por el proyecto. Estamos muy contentos con el trabajo de su equipo y de Cecilia Pintos, que ha sido nuestra asesora en este camino y nos ha ayudado con un trato muy amable y cercano. Además del acompañamiento, han sido muy rápidos y eficaces porque hemos encontrado la solución que buscábamos en un periodo muy breve de tiempo.

– ¿Por qué esta apuesta por un cowoking?

– Vemos que es un negocio con mucho potencial en Valencia: hay una elevada demanda, los alquileres comerciales son caros y cuesta mucho para alguien que empieza o un freelance poder acceder a una oficina de alquiler en solitario. Creemos en este proyecto porque la idea es un espacio con muy buen servicio de salas y servicios comunes. Valencia lo necesita, en este campo debe dar un salto y mejorar su oferta, que aún está muy lejos de la que se ofrece en Barcelona o Madrid. Cuando nos decidimos por el local valoramos su cercanía a la estación Joaquín Sorolla: tiene una magnífica comunicación en transporte público, cerca del centro y con posibilidades de aparcamiento. Y eso lo necesitábamos para la comodidad de nuestros empleados.

– ¿En qué momento está KliperDvila?

– Somos 32 personas en nuestra empresa, que tiene tres divisiones diferenciadas pero muy interconectadas: la agencia KDV, de comunicación y publicidad 360 grados, abarca desde eventos, trabajos audiovisuales o campañas de publicidad. En Estudio KDV trabaja un equipo de 13 personas, dedicadas al diseño editorial y gráfico, al packaging y al branding. Y la tercera área es Go Green KDV, especializada en campañas publicitarias en el ámbito medioambiental, muy focalizadas en áreas como el reciclaje y con grandes clientes que son referencia en España. Para nuestro equipo la sede actual se ha quedado pequeña y el crecimiento pasa por tener unas oficinas adecuadas al número de trabajadores y a la dinámica de trabajo muy colaborativo que realizamos. Por eso nace también el interés por el coworking: querríamos atraer a profesionales freelance que se dediquen a la comunicación y que puedan colaborar con nuestros proyectos. Creemos en la suma de talento, en las sinergias, somos creativos y nos gustan las aportaciones externas y en esto las nuevas oficinas nos darán nuevas posibilidades.

– ¿Cómo avanza la obra?

– En fase ahora de construcción, que empieza en enero. Ya se acometieron las obras de derribo y limpieza del complejo para dejar el espacio preparado. Ahora se están perfilando todos los detalles de diseño y esperamos poder trasladarnos a nuestra nueva casa en verano de 2022. Estamos muy ilusionados y tenemos la tranquilidad asumir la obra con una buena financiación. Creo que hemos firmado los créditos en un buen momento, a tipo fijo y con unos precios muy competitivos, antes de que llegue una previsible subida de los tipos. Ahí el trabajo de asesoramiento de Kaizen Consulting ha sido muy bueno y relevante: estamos cubiertos de sobra, incluso en los imprevistos.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email