El Paeller: así se convierte una idea novedosa en una empresa de éxito

Que en cualquier rincón del planeta se pueda hacer en casa una auténtica paella a leña. Esa es la idea con la que nació El Paeller y salió al mercado en junio de 2020. Un año después la empresa ponía en marcha el mayor paellero de leña del mundo: un obrador de 500 metros cuadrados donde se preparan paellas y caldos para que el consumidor solo tenga que rematar la faena en casa. Para financiar ese proyecto El Paeller confió en el asesoramiento de Kaizen Consulting. Hoy es un éxito y sus productos están disponibles en toda España y un creciente número de países. Su cofundador y managing director, Guillermo Navarro, nos lo cuenta en esta entrevista.

– ¿Cómo y por qué surge esta idea de las paellas a leña?

– Nace realmente hace 25 años, cuando el padre de nuestro mestre paeller Rafa Margós inscribió un proyecto para envasar paella en el extinto CSIC, pero no pudo llevarlo a cabo. Mi socio José Maza y yo entramos en contacto con Rafa gracias al proyecto Wikipaella del que también somos fundadores. Entre las muchas ideas en las que hemos entrado en contacto gracias a Wikipaella, esta de Rafa nos entusiasmó por lo disruptivo y novedoso de pensar en envasar buena paella a leña. Decidimos juntarnos para terminar de cerrarlo de forma conjunta, el reto punto de partida era muy atractivo: poder hacer la mejor paella posible, a leña, y llevarla a todo el mundo de manera fácil para que se prepare en casa. Teníamos que hacerlo muy bien o no tendría sentido, somos Wikipaella y no cualquier cosa valía.

– La idea ha cuajado en poco tiempo…

– En 2017 empezamos a trabajar en I+D y después de 3 años, nos lanzamos en plena pandemia desde Las Bairetas, el restaurante de Rafa Margós en Dénia. En junio de 2020 salimos al mercado y vimos que el producto gusta porque es buenísimo. A la gente le encanta nuestra paella a leña, juntos con los otros dos socios del proyecto comprobamos que funciona y era el momento de seguir con nuestra hoja de ruta porque necesitábamos construir un obrador mayor. Cocinando a pequeña escala teníamos mucha merma y el techo de producción era bajo. Necesitábamos multiplicar la producción.

– ¿Cómo se asumió esa inversión?

– Cuando decidimos construir en Chiva el mayor paellero a leña del mundo contactamos con Kaizen Consulting. Nos habían hablado muy bien de José Roca y su equipo, por eso les pedimos asesoramiento. Desde el primer momento en que les explicamos el proyecto se implicaron a tope para encontrarnos la financiación que buscábamos y nos han acompañado en todo el proceso. Kaizen Consulting nos puso en contacto con diferentes entidades bancarias que creyeron en nuestro proyecto y también se implicaron. Estamos muy satisfechos porque creo que hemos dado con las personas adecuadas para financiarnos, hemos cubierto perfectamente nuestras necesidades y nos hemos sentido acompañados ¡e incluso se han hecho clientes fieles nuestros!

– ¿Fue difícil explicar el proyecto?

– Ha sido más fácil de lo que imaginamos porque toda la gente que ha intervenido se ha entusiasmado. Nuestro equipo financiero ha trabajado muy bien con Kaizen Consulting y con los bancos: la gente lo ha entendido y lo ha visualizado totalmente. José Roca y su equipo han estado igual de motivados que nosotros y esa es la mejor manera de trabajar para que las cosas salgan bien. La capacidad de contagiar la ilusión y el entusiasmo ha sido clave. Hemos tenido una repuesta buenísima, vamos cumpliendo con nuestro plan y los números y oportunidades van saliendo.

– ¿El obrador ha sido el punto de inflexión?

– Absolutamente. Está en marcha desde el verano de 2021. Es un edificio que también tiene las oficinas y nos lo fueron entregando por fases para acelerar el proceso. El obrador tiene 500 metros cuadrados y hay dos paellas gigantes donde elaboramos nuestros dos productos: las paellas y los caldos hechos a leña. Preparamos 3.000 raciones diarias de paella y consumimos 600 kilos de leña. Nos ha permitido ofrecer cuatro arroces diferentes: paella valenciana, paella vegana, arroz del senyoret y paella de pato y setas. Y también tres caldos: de carne, de marisco y vegano.

– ¿Dónde está ahora El Paeller?

– Ahora que tenemos una producción grande estamos abriendo mercado. Desde el principio nos encontramos en el Club del Gourmet de El Corte Inglés y en tiendas de toda España, vendemos online desde nuestra web y en otros marketplaces. En exportación tenemos todo por hacer, recientemente hemos entrado los Estados Unidos y ya estamos en Alemania, República Checa, Suiza, Países Bajos, Austria, Dubái…

– ¿Y dónde aspiráis a estar?

– Nuestro propósito sigue intacto: acercar la paella a leña en todo el mundo. Que alguien en Hong Kong abra una lata y en 18 minutos pueda comerse una paella que está a la altura de la mejor que se haya comido en su vida. Pensamos que en Estados Unidos hay mucho recorrido, queremos estar en América Latina, en China, en más mercados europeos… Lo hagas como lo hagas en casa, tienes los aromas y matices de sabor que solo se consigue cocinando a leña y eso ya está en el producto, en el caldo. Solo falta cocer el arroz.

– ¿Cuál es el plan ahora?

– Nuestra filosofía “somos de leña” significa para nosotros ser apasionados, honestos y sostenibles. Queremos seguir siendo disruptivos, somos paella lovers antes que empresarios y queremos generar nuevas cosas con gente que comparta nuestra visión. Estamos pensando en nuevas recetas y en la feria Alimentaria vamos a presentar otros proyectos innovadores.

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email